Un viaje con autonomía

Soy un aventurero como muchos de ustedes sabrán, me gusta disfrutar de la velocidad y de la adrenalina, pero hay algo que me gusta hacer, más que lo que te acabo de mencionar, es viajar con mi familia, saber que mi hijo se emociona cuando le menciono que el fin de semana conocerá un nuevo país, como mi hijo lo menciona un nuevo país, ver esa sonrisa no les mentiré pero eso es lo que me llena de corazón, saber que soy su persona especial, saber que soy un superhéroe para él es lo que me deja descansar mi mente y el alma después de una buena carrera, desaparece toda la adrenalina y empiezo a disfrutar de todos los acontecimientos que pasan a su alrededor disfruto de la paz, sobre todo de verlo crecer con una formación adecuada eso es lo que me llena, otro de mis complementos es mi esposa, me encanta estar con ella, es mi mando.

El día de hoy les contare una historia que me dejo marcado, me dejo una gran lección en relación con lo que se debe hacer solo, mientras que vas con más personas se debe tener prudencia, desde este momento aprendí a diferenciar lo que es tomar la autonomía de los demás por el transcurso del viaje, íbamos en un pointer, es curioso porque fue mi primer carro quería hacer muchas modificaciones los espejo Volkswagen Golf no me gustaban y decidí cambiarlos por unos Pioner que yo creo que se veían muy bien, no sé qué es lo que pensaba en ese momento pero se veían muy mal no entiendo como pude tomar esa decisión, lo peor de todo es que nadie me dijo nada en el momento. Salimos a destino Tepoztlan de ida no hubo ningún percance todo fue tranquilo, mi conducción se de una forma moderada, llegamos al hotel que teníamos destinado, nos hospedamos salimos y fuimos a conocer el pueblo mágico, cabe aclarar que en ese momento no se llamaba de esa forma solo era un pueblo y listo, subimos la montaña y admiramos todo a su alrededor, nos regresamos temprano al hotel ya que teníamos una boda en muy cercana al recinto, decidimos descansar un poco sobre todo pasar un rato en la alberca, nos preparamos  para la boda, en realidad no fue la gran cosa todo sucedió como me lo esperaba desde que decidimos emprender el viaje, la cuestión es que la boda era de un gran amigo, desde aquí empieza la verdadera historia, el asunto es que estaba rodeado entre amigos está a una temprana edad, mis hermanos decidieron tomarse la fiesta como si no hubiera fin, decido involucrarme en con el motín, todo se salió de control pero nunca pensé que pasara a mayores, al finalizar la fiesta mi novia en ese momento decide manejar, yo muy terco le arrebato las llave me subo al carro y emprendemos el viaje, estábamos a 5 min del lugar donde nos estábamos hospedando en menos de dos me quede dormido y nos estrellamos contra un poste el carro se partio en dos, mi novia estaba inconsciente yo me quede rotundamente dormido, hasta el día siguiente me despierto en el hospital, lo siguiente no se los contare porque es muy personal e involucra a otras personas. Pero desde ese día procuro tomarme todo con moderación.