Uncategorized

Del estetoscopio al diagnóstico por imágenes

Entre las mejores formas de revisar nuestros órganos internos están las imágenes, los sonidos y la observación.

Solo que esto no fue así todo el tiempo. Hemos pasado del estetoscopio a los diversos instrumentos y aparatos que hoy permiten obtener imágenes y escuchar los sonidos de un órgano en apenas un poco más de un siglo en algunos casos. Esto lo aprendí en unos diplomados médicos en línea que cursé recientemente. Y hay que reconocer que una vez que nació el primero, su evolución ha sido a pasos agigantados.

estetoscopio

Por ejemplo, el diagnóstico por imágenes cuenta con técnicas como los rayos X, las tomografías computarizadas, los estudios de medicina nuclear, las imágenes por resonancia magnética y las ecografías.

Revisando un poco su línea de tiempo, podemos ver lo siguiente:

Los primeros Rayos X vieron sus primeros intentos en lo que se conoce como el tubo de Crookes en el siglo XIX y fue hasta 1895 cuando Wilhelm Conrad Röntgen, un físico alemán, descubrió los rayos X.

Con este descubrimiento y con el paso del tiempo nace la radiología, con ella podemos ver las estructuras óseas y con los adelantos que ha tenido esta técnica se pueden diagnosticar algunas enfermedades en tejidos blandos, como el cáncer del pulmón o la neumonía, abscesos, entre otros.

Con respecto a la tomografía, vio sus primeras luces en 1917, cuando Radon describe la forma matemática para reconstruir un objeto a través de proyecciones.

Sin embargo, fue hasta 1970 cuando el físico Hounsfield realizó el primer corte sectorial en un paciente vivo y en Estado Unidos, un año más tarde, se instala el primer equipo de tomografía computarizada, lo que da la pauta para comenzar la revolución radiodiagnóstica.

Su gran impacto en la comunidad científica y en el sector salud principalmente es que se pueden obtener imágenes 3D de gran calidad de los órganos internos, facilitando así su observación.

En cuanto a la medicina nuclear en su formato clínico, nació en 1926, gracias a los trabajos de Blumgart y Weiss, celebrados en la ciudad de Boston.

Esta técnica recurre a sustancias radiactivas para obtener una imagen interna del cuerpo y con esta información es posible aplicar un tratamiento adecuado para enfermedades como tumores, aneurismas, detectar un posible flujo sanguíneo irregular o inadecuado a varios tejidos, trastornos de las células sanguíneas y mal funcionamiento de los órganos.

ecocardiograma

En cuanto a los antecedentes de la resonancia magnética se tienen los realizados en 1945 a través de Félix Bloch en la Universidad de Stanford y las primera pruebas con objetos sólidos se realizaron al siguiente año solo que en la Harvard en manos de Edward Porcell.

Solo que fue hasta 1975 cuando Paul Lauterbur logró obtener la primera imagen por resonancia magnética, siendo hoy en nuestros días otra de las técnicas ampliamente utilizadas que también ofrece excelentes imágenes para obtener diagnósticos más fiables.

Terminamos este viaje con la ecografía, la cual es una técnica que se basa en la obtención de imágenes a partir de los ecos obtenidos por la emisión de ondas de ultrasonido. Gracias a los avances en la tecnología y en especial de la computación, hoy se tiene acceso a ecografías en color, tridimensionales y la telesonografía.

Esta singular técnica vio sus destellos en 1881, cuando Jacques y Pierre Curie publicaron sus resultados al producir ondas sonoras con altas frecuencias.

Desde entonces, su transformación y uso han llevado a esta herramienta a permear en áreas como las cardiopatías a través del ecocardiograma, que pueden ser transtorácica y transesofágica, más un gran abanico de usos en otros terrenos, dentro y fuera del sector salud.