Cuando los poderes duermen

Hoy en la mañana estaba navegando en internet desde mi cama, en el Hotel Aeropuerto México, cuando de pronto comenzaron a salir muchas notas sobre la terrible situación que se vive con China y Rusia, una situación que siento que las personas aún no conocen como deberían, ya que este tema eventualmente gobernara nuestro destino.

En nuestro mundo sucede mucho que cuando una persona o un grupo de ellas triunfa demasiado, esta persona se acostumbrará al triunfo y dejará de hacer aquello que le hicieron triunfar, cosas como trabajo, dedicación y práctica, estos tres elementos llevados al extremo.

El día de hoy, las fuerzas militares occidentales, especialmente Europa, se han dormido en sus laureles y han perdido mucho terreno en contra de los enemigos, por enemigos me refiero a China y Rusia, quienes son enemigos de occidente y lo quieren dominar o destruir, algo que han estado logrando poco a poco.

El gran problema de los asiáticos (los rusos también son asiáticos) se llamaba Estados Unidos, un país cuyo poderío militar no tenía equivalente hasta hace poco; sin embargo, gracias a presidentes “pacifistas” como  Barack Obama, se ha logrado que el ejército norteamericano se debilite mucho.

Un ejemplo de esta creciente debilidad es el incidente del portaviones norteamericano USS Kitty, hace  tan solo dos años en el Océano Pacífico, un incidente que le enseñó a los norteamericanos que están perdiendo la carrera armamentista con sus enemigos.

uss-america-cv66

Un  portaviones es la pieza más valiosa de una fuerza expedicionaria, ya que permite llevar fuerzas de ataque, como aviones, a cualquier punto del globo terráqueo para hacer su labor.

Por esta razón, lo peor que le puede pasar a un cuerpo expedicionario es perder a su o sus portaviones, ya que eso significa simplemente la derrota y abandona a las tropas anfibias ya en tierra a su suerte.

Debido a la importancia que tienen estos buques, las fuerzas navales tienen que protegerles con una formación de barcos de guerra llamada “Screen”, o pantalla.

Una pantalla naval está conformada por al menos 12 destructores, formando un perímetro rectangular alrededor de los portaviones, más un escuadrón de buques  en la vanguardia y otra en la retaguardia, cada buque teniendo inmensa capacidad de destrucción.

Adicionalmente a estas defensas, sobre todo en tiempos de emergencia,  una pantalla de cuatro submarinos (generalmente nucleares), quienes patrullan por debajo del agua rastreando posible equipo hostil.

Toda esta formación, desde los submarinos hasta los portaviones mismos cuentan con una red de sofisticados radares, capaces de detectar objetos sospechosos, como embarcaciones enemigas, a muchos kilómetros de distancia.

En al año 2014, un cuerpo expedicionario naval norteamericano estaba conduciendo ejercicios militares en el Océano Pacifico, cuando de pronto un submarino chino emergió de las aguas y se posó por unos minutos al lado del portavión  U.S.S. Kitty solo para hundirse después y desaparecer.

Esto significa que aquel submarino chino cruzó toda la pantalla naval sin ser detectado, algo que en una situación de combate real hubiera resultado en la pérdida del U.S.S. Kitty.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *