Uncategorized

Así me enamoré de The Last of Us

The Last of Us le demostró al mundo que la combinación de buenos personajes, una historia que te llega hasta el alma y una jugabilidad sencilla acompañada con un mundo amplio para explorar, te puede dar como frutos uno de los mejores juegos de la historia. Yo llegué tarde, no capturó mi atención cuando lo anunciaron, sino un año después, más o menos.

Todo fue gracias a Dross, sí, el venezolano que hace videos de terror, sí, al que un payaso gordo lo siguió en un videojuego y lo mató. En uno de sus tops habló sobre los mejores finales en la historia de los videojuegos, y entre los primeros lugares estaba The Last of Us, así que conocí en qué terminaba y simplemente me enamoré, sentí la necesidad de ir a comprarlo.

En ese entonces mi familia atravesaba una crisis económica y no me atrevía a pedirles que me compraran el videojuego, así que decidí trabajar después de clases y los fines de semana como cargador de mi tío, quien tenía un camión de fletes y lo acompañaba en sus servicios. Tuve que soportar el cansancio, largos trayectos y a señoras que me gritaban: “Cuidado con mis muebles minimalistas que son carísimos”. Las odiaba. Pero después de dos semanas pude ahorrar lo suficiente para comprar el videojuego y en una edición para coleccionista. Presentía que se iba a convertir en uno de mis favoritos, así que tenía que hacer una buena inversión.

La historia está ambientada en un mundo post apocalíptico, en el que hay zombis y las personas que aún están sanas tratan de sobrevivir o enfrentar al gobierno para recuperar su libertad, pues las tienen encerradas en ciudadelas para prevenir algún brote y que se propague la enfermedad que acabó con gran parte de la humanidad. Ahí los protagonistas son Joel, un hombre que perdió a su hija cuando se dio el brote, y Ellie, una niña que le recuerda a su hija y que es inmune a las mordeduras, por lo que podría tener la cura para salvar al mundo.

En el transcurso del videojuego tienes que explorar el mapa, recolectando artículos que te permitan crear armas, ampliar la capacidad de tu mochila o municiones para las que ya tienes. De paso tienes que enfrentarte, o evitar, a los monstruos que ahí habitan. Muchos de ellos te sacarán un susto de muerte, pues no los ves venir y acaban con tu vida.

Joel tiene que llevar a Ellie para que se reúna con las Luciérnaga, un grupo que está en contra del gobierno y que busca una cura. Para eso se enfrenta a la misma policía y distintos tipos de zombis. Es muy entretenido tener que elegir la estrategia, si quiere irte directo a la matanza, que puede ser más peligroso, o tomarte tu tiempo para ir liquidándolos uno a uno, en modo sigilo.

Ahora sí viene lo que me enamoró, el final. Al llegar con las luciérnagas Joel debe cruzar un mundo de enemigos para llevar a Ellie con los doctores, ahí es donde descubre que para conseguir la cura, la pequeña debe… ¡morir! Por lo que el hombre decide sacarla de ahí, mata a una de las jefas de las luciérnagas y se lleva a la niña consigo. Cuando ella le pregunta si consiguieron la cura, él le miente y le dice que los atacaron, por eso debieron huir. Además le comenta que hay más niños como ella, otra mentira.