5 factores a considerar al comprar sillas escolares

Es hora de comprar nuevas bancas escolares, pero la cantidad de opciones disponibles puede ser abrumadora. Para ayudarte a decidir cuál funcionará mejor para tus necesidades particulares, te proporcionamos cinco criterios esenciales para que los consideres.

1) Altura de la silla y edad de los estudiantes

¿Se usarán estas sillas principalmente para los salones de clases de jardín de niños o también podrían ser usadas para niños mayores?

Es importante considerar esta cuestión al elegir una silla para que compres bancas o sillas que los estudiantes encajen correctamente y evitar las devoluciones. Las sillas están disponibles en varias alturas para acomodar todas las edades de los estudiantes.

Si las sillas son para ser utilizado por varios grupos de edad, deberás decidir si comprar diferentes tamaños para adaptarse a cada edad o comprar la altura de la silla para dar cabida a los más antiguos en el grupo, ya que es mejor que las sillas sean más grandes que pequeñas.

2) Almacenamiento

Si se necesita almacenamiento adicional para las mochilas y los libros de los estudiantes, considera una silla con una cesta de libros o butacas. Las sillas con cestas de libros son convenientes y proporcionan un acceso fácil para que los estudiantes alcancen los suministros que necesitan por lección durante todo el día, sin causar un atasco de tráfico en el aula.

Esto también podría eliminar la necesidad de comprar muebles escolares adicionales, tales como unidades de cubículo. Si no es necesario que las bancas o sillas cuentan con la disponibilidad de poner las mochilas de los niños y pertenencias, entonces tienes un poco más de flexibilidad en el estilo de la silla.

3) Movilidad

Considera cómo se usarán las sillas. ¿Se moverán las sillas alrededor del aula durante el día para el trabajo colaborativo? ¿Se moverán de una habitación a otra de manera regular o se utilizarán en un espacio que cumpla una doble función?

Si este es el caso, considera entonces una silla móvil con ruedas que sea fácil de apilar. La incorporación de muebles flexibles que son fáciles de mover alrededor de la habitación y su almacenaje te ahorrará tiempo y dinero.

4) Color

El color de los asientos que elijas es una cuestión de tono y de sentido práctico.

Desde un punto de vista pragmático, si prevés que los estudiantes coloreen en las sillas o realicen otras formas de vandalismo leve, el negro o colores obscuros servirían como una buena opción.

Si estás buscando un tono específico para el aula, el color azul se ha demostrado para calmar los nervios, mientras que el verde energiza los sentidos y el púrpura tiende a estimular la parte creativa del cerebro.

 5) Movimiento

El recreo y el movimiento físico durante el día escolar han ido disminuyendo a lo largo de los años, y muchos maestros encuentran que es difícil para los estudiantes permanecer sentados por largos períodos de tiempo.

Una solución a este problema es tener sillas de clase conocidas como asientos activos.

El asiento activo te involucra mientras te sientas, lo que te permite rebotar o oscilar un poco y mantiene tu cuerpo activo, quitando la energía nerviosa o excesiva.

Este movimiento hace más fácil el enfocarse mientras se fortalecen los músculos y quema calorías. El asiento activo es una gran solución para los niños con dificultades de aprendizaje que encuentran que la sesión sigue siendo extremadamente difícil.